A mi derecha, con calzón Azúl, Alierta, a mi izquierda, con calzón rojo, Rousseau

Rousseau, no se podía decir que fuera un tío amigable. Ya salió por pies de Ginebra y llegó a París, donde tuvo broncas con todo lo que se movía. Pero ‘salvo esas  cosillas’ todo le iba bien… escribió en la Enciclopedia -sobre música- con 21 años y en 1750, con 22, ganó el premio que ofrecía la Academia de Dijon por responder al dilema ¿Contribuyen las artes y las ciencias a corromper al individuo? diciendo que sí, porque las artes y las ciencias eran una decadencia cultural. ¡Con un par! Tenía fama, dinero, una buena lista de admiradoras… pero al final la cabra tira al monte y acabó liándola del todo. Como resultado le desterraron de Francia, iniciando un peregrinaje por varias ciudades de Suiza, de las que le fueron echando hasta que Hume le ayudó a refugiarse en Inglaterra. En Inglaterra duró lo justo para pelear con Hume, y después cambiando de nombre volver a París y acabar haciendo de Botánico ¡y dar nombre a 22 plantas!.

Atribución flickr.com/photos/peanutlen/2228078706

Atribución flickr.com/photos/peanutlen/2228078706

Ahora, hablemos de un tal Alierta, sheriff de Telefónica, la segunda compañía de servicios de telecomunicación del mundo según Forbes. Alierta que tampoco se puede decir que tenga muchos amigos, pero me da que los que tiene los tiene buenos, que es lo que cuenta, entra por la puerta grande en la blogosfera con su ya famoso discurso []. Para gustos los colores, pero a mi me encanta lo de que ‘…cualquiera que



video alierta

tenga una idea pueda volcarla en nuestras plataformas para que esté disponible en todo el mundo. Y nosotros nos llevaremos una parte de eso, evidentemente’. Aunque aún tengo otras más súper-preferidas como la de ‘¿Qué es lo que piensan los mercados? Que de eso no vamos a ver un duro. ¿Qué es lo que pienso yo? Que están totalmente equivocados’ y sobretodo, la que resume todo, la de ‘la inteligencia está en la red y las redes son nuestras’. Vaya, así que Internet, que era algo libre y que no pertenecía a nadie -si alguien se traga que la Internet Society manda en Internet y es independiente, claro-, ya ha encontrado dueño. Bueno, pues ya sólo quedan los Bosquímanos para dar ejemplo de propiedad comunal, aunque sólo hasta que los acaben de prostituir y, o, emborrachar con programas de la tele como Perdidos en la Tribu.

¡Ah! Pero me había quedado decir porqué desterraron entonces al triunfador Rousseau de Francia. ¿Por haber llevado sus 5 hijos al orfanato? Sí, esto parece que tampoco encantó a todo el mundo, pero no tendría relación con Alierta y además realmente fue otra cosa lo que comenzó su declive. El caso es que se volvió a presentar en 1754 a un concurso de la Academia de Dijon, ‘Quelle est l’origine de l’inégalité parmi les hommes et si elle est autorisée par la loi naturelle?’ y esta vez se quedó sin el premio, pero ganó las amigabilisimas palabras de Voltaire ‘nunca se había empleado tanto ingenio en querer volvernos tontos’. Y eso que lo que dijo parece algo simplón, pero obvio:

“El primero que, tras haber cercado un terreno, decidió decir: Esto es mío y encontró personas lo bastante simples para creerle, fue el verdadero fundador de la sociedad civil.[…] guardaos de escuchar a este impostor; estáis perdidos si olvidáis que los frutos son de todos y que la tierra no es de nadie” Rousseau. Discurso sobre el origen de la desigualdad entre los hombres.

Total, que si el Alierta es muy tonto, que cómo va a hacer pagar a Google, que lo han puesto enchufado, que si sólo sabe decir ‘esteeeee’, que no tiene ni idea porque la red no pertenece a nadie… Sí, si, a nadie, pero ya hace 250 años, cuando a alguien se le ocurrió comentar algo

ATRIBUCIÓN flickr.com/photos/edans/2052990991

ATRIBUCIÓN flickr.com/photos/edans/2052990991

transpolable a eso de que nadie tiene derecho a apropiarse la red, 1) le dieron hasta en el velo del paladar y eso que 2) era una simple constatación, que ya era tarde. Afortunadamente hemos aprendido de los errores y esta vez no habrá -¿o no ha habido?- que lamentar desgracias personales durante la apropiación… como dijo Mary Poppins…

Con un poco de azúcar esa píldora que os dan / la píldora que os dan… pasará mejor./ Si hay un poco de azúcar /esa píldora que os dan satisfechos tomaréis

Sólo falta saber dónde está el azucar ;-) ¿Comentarios?

Raúl Antón Cuadrado

Share

Puedes programar y compartir este contenido con Buffer