Bourdieu, narrador posmoderno: La reproducción.Postmodern Narrative in Bourdieu. ‘The reproduction’Bourdieu, narrador posmoderno: La reproducción.

/ /

Empecé a leer ‘La reproducción’[1] y lo primero que hice fue comprobar es si este tío que hablaba de Pedagogía y Educación era el mismo que había escrito otro libro –magnífico incluso para no antropólogos por la calidad y el colorismo de sus descripciones- sobre Antropología de Argelia[2] y aún un tercer artículo, agilísimo, sobre neoliberalismo[3](diciendo que el rollo del mercado y los cálculos sobre economía están muy bien, pero que al fin y al cabo no son teorías fundamentadas, sino simplemente historietillas que nos creemos, “modèles qu’ils n’ont pratiquement jamais l’occasion de soumettre à l’épreuve de la vérification expérimentale”). Lo era. Este Bourdieu es un todoterreno tan fuera de serie que eclipsa injustamente a Passeron, el tío que firma junto con él ‘La reproducción’.

Atribución flickr.com/photos/joost-ijmuiden/4989767277

El libro –esencialmente la primera parte de las dos que lo integran- es fascinante por dos cosas. Lo que dice y cómo lo dice. Empecemos por lo último: B. y P. tienen una tesis que explicar y, en lugar de cascarse un tostón, digo un ensayo al uso, esquematizan. Desgranan su pensamiento en frases cortas (todo lo cortas que permite el tema) y además las jerarquizan para que sepamos qué es lo importante y qué es una consecuencia de lo anterior. Osea, un poco al estilo de Wittgenstein en el Tractatus, como una lista numerada: etiquetándolas como punto 1, punto 1.1, que estaría subordinado al anterior, etc. y sin irse por las ramas. Pero a diferencia del Tractatus, que mantenía este esquema hasta la última consecuencia –así que en ocasiones es un tanto ilegible-, lo que hace la pareja Passeron-Bourdieu es que los puntos se completan con párrafos de explicaciones[4] que podríamos decir son optativas, por si no cogiste el tema con el ‘titular’. Vamos, toda una novedad, alineados con Feyerabend[5]: ¡Tienen intención de que quien les lea se entere de lo que dicen! Y encima, para ayudar, al principio del libro hay un índice gráfico que muestra las relaciones entre las afirmaciones. ¿Y qué tiene eso de posmoderno? La postmodernidad tecnológica requiere narrativas alineadas con las exigencias del ciberespacio  que permitan lecturas transversales

‘Los procesos mentales no son lineales ni secuenciales. Esquemas comunes en procesos mentales

Atribución flickr.com/photos/versionz/2596831861

son el paralelismo, la imbricación, la jerarquización, la iteración, el refinamiento, la recursividad, las dialécticas análisis-síntesis…’ por lo que ‘el libro convencional secuencial no es admisible en la era del postmodernismo tecnológico’ Postmodernismo tecnológico y redefinición del Arte. Yo mismo 😉

…y eso es lo que ofrece este libro escrito hace más de 40 años. En lugar de cascarse un mamotreto de los que te obligan a leer 40 páginas antes de empezar a enterarte qué es lo que se quiere decir, empiezan con el esquema de lo que va después, y justo a continuación presentan los titulares, lo que quieren decir, sin adornos. En el caso de que alguno de ellos te interese o necesites más explicación, también te dejan profundizar en él, pero marcando clarísimamente, donde está la tesis y donde la explicación. No obligan a una lectura secuencial, que exija tiempo y atención al 100%. Es un ejemplo de comprensión de la narrativa posmoderna que varias décadas después será, con Internet, ineludible.

Atribución flickr.com/photos/sagamiono/5124828960

Y, ¿Qué dice el libro? Pues algo indiscutible que necesitaba ser dicho con esta claridad. Resumiendo, con palabras del libro ‘1. Toda acción pedagógica (AP) es objetivamente una violencia simbólica en tanto que imposición, por un poder arbitrario, de una arbitrariedad cultural.’ y está destinada a ‘reproducir la arbitrariedad cultural de las clases dominantes’ y es más violenta y más poderosa porque esconde su verdadera justificación, bajo legitimaciones falsas. ¡Delicioso! … ¡Ah! y por cierto, ‘2.3.1.3. Una instancia pedagógica tiene menos necesidad de afirmar y justificar su propia legitimidad cuanto más directamente reproduzca la arbitrariedad que inculca la arbitrariedad cultural del grupo o de la clase que le delega su Autoridad Pedagógica’. Yo diría que lo que quiere decir la pareja, paralelamente a lo que avisaba Lyotard[6] con la Ciencia, es que el sistema educativo no sirve para liberar al hombre, ni para buscar la verdad. Bourdieu y Passeron nos cuentan una peli de miedo: las clases dirigentes se sirven del sistema educativo para aborregarnos y que asumamos como indiscutibles los esquemas sociales que están en funcionamiento y que les ponen a ellos en la cúspide.¿Entonces la geología, la lógica aristotélica, las matemáticas e incluso el latín son meras excusas? Llámeme malpensado si quiere, pero tiene sentido.

4. Todo sistema de enseñanza institucionalizado (SE) debe las características específicas de su estructura y de su funcionamiento al hecho de que le es necesario producir y reproducir, por los medios propios de la institución, las condiciones institucionales cuya existencia y persistencia (autorreproducción de la institución) son necesarias tanto para el ejercicio de su función propia de inculcación como para la realización de su función de reproducción de una arbitrariedad cultural de la que no es el productor (reproducción cultural) y cuya reproducción contribuye a la reproducción de las relaciones entre los grupos o las clases (reproducción social). La reproducción. Bourdieu – Passeron.

 

Raúl Antón Cuadrado


[1] La reproducción. Elementos para una teoría del sistema de enseñanza. Distribuciones Fontamara, México DF, 1996 (2ª ed) ISBN 968 476-249-6
[3] Bourdieu, Pierre. “L’essence du néolibéralisme, Bourdieu en Le Monde Diplomatique.” Le Monde diplomatique. 03 1998. http://www.monde-diplomatique.fr/1998/03/BOURDIEU/10167 (accessed 02 02, 2011).
[4] Lo que llaman escolios.
[5] Feyerabend en ‘Contra el método’ ya se queja de la maldad de los artículos científicos o ensayos construidos de modo que no se entienden nada.
[6] Lyotard explica su teoría sobre la legitimación de la Ciencia en ‘La condición posmoderna’.

!!!Si te gustó el artículo o aprecias que gente gaste tiempo opinando, piensa lo mucho que nos mola que pinches en alguno de los iconos de aquí abajo: que si un Google+1, que si un me gusta en Facebook… Y ya si te gustó mucho mucho, pon tu email en esta casilla, confirma dando al botón y te avisaremos cuando haya nuevos posts:

 

Share

Puedes programar y compartir este contenido con Buffer